P1100515

Camp Matik. Asegurador 2.0 reloaded.

   ¡¡Hola, monkeys!!

   Hoy os traigo el asegurador Camp Matik.

   A primera vista ya vemos que han pensado muy bien todos los detalles. Los italianos de Camp han dado un nuevo giro a la forma en que los aseguradores funcionan para detener la caída.

   Tiene muchas diferencias frente a otros aparatos de sobra conocidos, y saca ventaja en casi todos los aspectos.

   Vamos al grano:

   Lo primero que nos llama la atención al usarlo es que a diferencia de casi todos los aseguradores, no tiene placas deslizantes para abrirlo y meter la cuerda, sino un cuerpo formado por dos pletinas fijas de aluminio forjado de 5mm. Resulta un poco raro para meter la cuerda, pero te acostumbras muy rápido, y es una muy buena alternativa que evita que el aparato vaya cogiendo holguras y que la cuerda roce en lugares distintos a los que debe ir alojada.

P1100514
Cómo introducir la cuerda

   Aquí viene una de las mejoras más importantes, y es que la forma de la leva que traba la cuerda se ha replanteado y se ha buscado un ángulo diferente al habitual. Está fabricada en acero inoxidable, con lo que se garantiza la durabilidad y el buen funcionamiento durante mucho tiempo. Con esta modificación se consigue que la cuerda trabaje de forma más dinámica (el fabricante nos habla de un 40% menos de tirón en una caida de factor 1, lo cual es muchímo). Esta forma de trabajar de la leva consigue que el desgaste de la cuerda sea menor y que apenas se rice. Al retener la caída con mayor dinamismo, consigue que la cuerda sufra menos, que los seguros tengan un tirón menor y que los riñones de los monkeys lo agradezcan…. Además, esta leva termina por la parte trasera en forma de gatillo, que podemos sujetar muy cómodamente para dar cuerda de forma rápida sin que se bloquee involuntariamente el asegurador. El gatillo además, tapa el orificio de anclaje del Matik hasta que la cuerda queda correctamente insertada, con lo que puede evitar posibles fallos al colocar la cuerda.

Vista inferior
Leva y gatillo

El orificio de anclaje se ha visto sobredimensionado frente a otros aseguradores. En este caso tiene 19mm, lo que permite que el mosquetón de rosca pueda rotar incluso pasando la rosca a través del orificio. Muy útil y cómodo.

Palanca antipánico
Palanca antipánico

   Otra revolución del Camp Matik es su palanca de descenso con función antipánico. Hay pocos aseguradores con palanca antipánico, y puede ayudar a prevenir accidentes. De momento sólo recuerdo el Eddy de la marca Edelrid, que la tenga. En el caso del Matik, esta palanca es de aluminio y tiene un diseño rompedor. Su forma está muy bien conseguida y adaptada a la mano. Hace además un ángulo que resulta en una posición perfecta para tirar de la palanca. La función antipánico evita una caída descontrolada en caso de tirar a fondo de la palanca. Si se tira de ella a fondo, el descenso se bloquea, con lo que solo permite un descenso controlado. Es una gran innovación para la seguridad, y eso siempre es lo más importante en este deporte. Sólo le pongo una pequeña pega y es que la función antipánico es un poco intrusiva y se bloquea con demasiada facilidad. Aún así, un 10 para esta mejora.

   Admite diámetros de cuerda desde 8,6 mm a 10,2mm, aunque el mismo fabricante nos da dos rangos de uso: desde 8,6 a 9,6 mm con tres estrellas (gran maniobrabilidad en ese rango) y desde 9,6 a 10,2 mm con dos estrellas (algo menos de fluidez al dar cuerda). Es un amplio margen y diámetros muy actuales. Yo personalmente lo uso con una cuerda de 9,9 mm y no he tenido ningún problema de fluidez. Todo perfecto en este aspecto.

Detale placa lateral
Diámetros de cuerda admitidos

   Una curiosidad de este freno frente a otros más conocidos es que en aparatos como el Grigri de Petzl, la leva que traba la cuerda va unida directamente a la palanca de desbloqueo. En situaciones puntuales, puede darse la situación de que si el freno está colgado directamente de la reunión asegurando a un segundo, y se gira, puede apoyar la palanca de desbloqueo contra la pared, desbloqueando involuntariamente el asegurador. Otra situación posible de fallo es si el asegurador pesa poco y sale disparado hacia el primer seguro, el mosquetón del primer seguro puede pulsar la palanca/leva y desbloquear por tanto el asegurador. Esto no sucede con el Camp Matik, ya que la palanca en su posición de reposo no puede nunca desbloquear la leva, al no ir unida a ella de forma directa. Estas posibilidades de fallo son remotas y poco probables, pero se han dado casos. ¡¡Cuidaros monkeys!!

Posición cuerda
Leva insertada dentro del cuerpo de aluminio

   Quedan dos aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar este fabuloso asegurador:

   El peso. Este es uno de los pocos aspectos en los que el Camp Matik sale perdiendo. Es relativamente pesado. Según el fabricante 275 gramos. (Aquí muchos de sus competidores ganan: Petzl Grigri 2: 170 gramos. Trango Cinch: 182 gramos. Petzl Grigri 1: 225 gramos. Edelrid Eddy (con palanca antipánico): 360 gramos).

   El precio. Otro de los aspectos en los que no destaca, aunque la diferencia en este caso no es determinante. El precio del Camp Matik es de unos 99 euros. (Frente a 65 € del Petzl Grigri 2, los 72 € del Trango Cinch o los 79 € del Edelrid Eddy).

   En resumen: Uno de los mejores aseguradores del mercado si estás dispuesto a soltar tu grigri para aprender a asegurar de una forma un poco diferente, pero sin duda mejor. Es algo más caro y pesado, pero se le perdona gracias a la serie impresionante de mejoras que tiene frente a otros aseguradores más normales.

Vídeo sobre su manejo: https://www.youtube.com/watch?v=sr5ayFNq9ZA

Página web del fabricante: http://www.camp-usa.com/products/rope-tools/matik/

   Espero que os haya gustado el artículo, y que le deis una oportunidad a este asegurador.

   Un saludo: Mr. Monkey.  monkey_negro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *